Mazda piensa en sus motores rotativos para su futuro en propulsión alternativa

  el 13 de marzo de 2012

Hace escasos meses asistíamos al cese definitivo de los motores rotativos por parte de Mazda, la prioridad pasaba a ser la eficiencia y evolución de todos sus vehículos y propulsores gracias a la tecnología SKYACTIV. Una iniciativa que se alejaba de la tendencia global de los fabricantes mucho más enfocada a la electrificación e hibridación de sus productos en todos los segmentos. Sin embargo Mazda mostraba que para un mismo objetivo de reducción de consumos y emisiones su camino era tan válido como el que más.

Su simplicidad y escaso tamaño podrían hacer del motor rotativo un perfecto extensor de autonomía

Pero el futuro cada vez está más presente, por lo que la compañía japonesa no solo puede contar con su tecnología SKYACTIV para seguir adelante. Es entonces cuando los avances en diferentes campos pueden rescatar a los motores rotativos para evolucianarlos de tal forma, que su hándicap de alto consumo y emisiones se equiparen a la escalada de eficiencia que estamos conociendo con los motores convencionales.

Gracias a nuevos avances en procesos de producción y diseño, en el empleo de nuevas aleaciones y materiales y en nuevas aplicaciones como la ignición por láser, Mazda está desarrollando una nueva versión de su motor rotativo para propulsar vehículos como motor principal, en posibles sistemas híbridos e incluso como extensor de autonomía en un futuro vehículo eléctrico.

En cierto modo se pretende demostrar que las posibilidades del propulsor están ahí, pues pese a sus grandes inconvenientes protagonizados por la escasa fiabilidad relacionada con la estanqueidad de sus rotores, escasa entrega de par y su baja eficiencia, el motor rotativo cuenta con cualidades tales como su reducido tamaño, simplicidad técnica y alta salida de potencia. La cuestión en este momento pasa por mejorar los puntos claves y encontrar una función donde este motor pueda adaptarse de mejor manera que un motor de pistones convencionales.

El sellado entre cámaras y la concentración del calor en un solo punto es el problema recurrente en estos motores

Todas la voces apuntan a que la vuelta de este diseño de propulsor será en forma de extensor de autonomía, sobre todo gracias a su compacto tamaño y simplicidad a nivel técnico. Sin embargo, el aspecto de mayor importancia es poder cumplir con las normativas de emisiones que ya en su día obligaron a Mazda a eliminar de su oferta su último vehículo con motor rotativo, el Mazda RX-8.

Todo apunta a que Mazda volverá a dar vida a su icónico motor rotativo, pero el momento concreto es todavía un secreto en la marca. El motor rotativo es un diseño que tan solo adolece de un respaldo minoritario, además de una inversión mínima en su evolución, por lo que frente al motor tradicional goza de una clara desventaja. Solo podemos esperar que Mazda sea capaz de limar sus defectos para que el motor rotativo vuelva al mercado mostrando sus mejores cualidades.

Fuente: Wardsauto
En Tecmovia: Mazda está preparando un nuevo motor rotativo ingnición por láser | Mazda i-ELOOP, un “KERS” que ahorra un 10% de combustible
En Diariomotor: Tecnologías Mazda SKYACTIV (I), (II) y (III)

¿Te ha gustado este artículo? Síguenos en Twitter para enterarte de todo.