Los coches autónomos ya circulan legalmente por el estado de Nevada

  el 18 de February de 2012

Las Vegas

El desarrollo del vehículo autónomo lleva años de evolución y son varias las marcas que han explorado con intensidad esta línea de investigación, aunque la más famosa de ellas, posiblemente, sea Google. Lo que no teníamos hasta ahora era una legislación al respecto, específicamente concebida para dar cabida a este tipo de vehículos que pueden prescindir de un conductor.

El estado norteamericano de Nevada, famoso por la ciudad de Las Vegas construida increíblemente en el medio del desierto, ha sido el primero en aprobar una regulación para legalizar y delimitar la circulación de vehículos sin conductor por sus calles y carreteras. La idea, sin duda, es atraer este tipo de vehículos y proyectar al mundo imágenes relacionadas con semejante avance tecnológico con sus característicos paisajes como telón de fondo. Y fomentar la propia investigación, claro.

La idea, sin duda, es atraer este tipo de vehículos y proyectar al mundo imágenes relacionadas con semejante avance tecnológico con sus característicos paisajes como telón de fondo

Con respecto a la legislación, es obvio que los coches sin conductor exigen una normativa específica, habida cuenta de que la responsabilidad de los daños que puedan causar tienen que recaer, necesariamente, en una persona. Así pues, se establece que el vehículo estará asociado al permiso de conducir de su propietario, quedando vinculados legalmente. Por lo demás, se distinguirán con placas de matrícula rojas y verdes los vehículos autónomos en general y aquellos cuya tecnología concreta haya sido homologada, respectivamente.

Los responsables de esta nueva legislación afirman haber trabajado con Google, fabricantes, compañías de seguros, probadores, universidades y especialistas en derecho para desarrollar la nueva ley. Más vale así, porque las posibilidades que se abren son realmente increíbles, y es ahí donde me gustaría continuar con una breve reflexión.

Nevada

En principio, la conducción autónoma podría asociarse con la idea de coger un taxi, en el que el conductor resulte ser una colección de sensores, radares y motores eléctricos que accionen los diferentes mandos del coche. Pero si nos paramos a pensar sólo un poco más en esta tecnología es cuando nos empieza a enamorar verdaderamente la idea.

Antes de bajarme, le digo que vuelva a casa para llevar a mi mujer a su trabajo, al otro lado de la ciudad

Miércoles, 18 de febrero de 2015 7:30h: LLamo a mi coche antes de salir de casa. Cuando llego a la calle, ya ha salido del garaje y me espera delante del portal. Me subo en el asiento de atrás y le digo que me lleve al trabajo. Tras un recorrido suave y tranquilo en el que puedo leer el correo y la prensa en mi iPad VIII me deja justo en la puerta. Antes de bajarme, le digo que vuelva a casa para llevar a mi mujer a su trabajo, al otro lado de la ciudad.

Desde que vendimos el segundo coche, hemos adaptado nuestros horarios para no coincidir exactamente al entrar ni al salir, y nos ahorramos un montón de dinero al mes. Llegamos antes a todas partes, porque no tenemos que aparcar ya que el coche se aparca solo en el lugar más próximo y nos recoge luego en la puerta.

La posibilidad de tener un accidente es prácticamente nula, salvo que otro conductor cometa un error. Nuestro tiempo se ha multiplicado y los (cada vez más infrecuentes) atascos se han convertido en tiempo de trabajo y de relaciones sociales, ya que las videoconferencias desde el coche son casi diarias.

Puedo entrar en Facebook mientras me desplazo, puedo llamar por teléfono, escribir un mensaje o quedar para cenar con varias personas a la vez. También puedo dormitar si estoy muy cansado

Puedo entrar en Facebook mientras me desplazo, puedo llamar por teléfono, escribir un mensaje o quedar para cenar con varias personas a la vez. También puedo dormitar si estoy muy cansado. Ir en el coche se ha convertido en un placer, da igual estar parado o circulando porque todo el tiempo es útil.

En las noticias han dicho que en unos años quitarán los semáforos de la ciudad, porque los coches se coordinan para no chocar y pasan sin parar en los cruces, pero para esto es necesario que pase aún bastante tiempo y todo el mundo abandone sus coches de conducción manual, condenados a la ilegalización fuera de circuitos y zonas habilitadas para ellos. Por cierto, esos circuitos de fin de semana están proliferando muchísimo para los nostálgicos a quienes les gustaba conducir, como a mí.

¿Imposible? En 2015 sí. En 2050, ya veremos.

Fotos de Las Vegas y Nevada: Flickr de szeke | Zach Dischner
Fuente: Pcmag
En Tecmovia: Nevada pone las piedras legales para permitir la circulación de vehículos autónomos

¿Te ha gustado este artículo? Síguenos en Twitter para enterarte de todo.