Peajes en ciudades para mejorar el tráfico: ¿el caso de Estocolmo funcionaría en España?

  el 12 de July de 2011

En 2006 la ciudad sueca de Estocolmo puso a prueba durante siete meses un sistema de pago por entrar a la ciudad, como ya tienen otras ciudades europeas como Londres (el famoso congestion charge). En función de la hora del día era necesario pagar un peaje de entre 10 y 20 coronas (1,3 y 2,6 euros respectivamente) por entrar y salir de la zona centro, con un máximo diario de 70 coronas (unos 9 euros).

Al inicio de la prueba la mayoría de los conductores no estaba de acuerdo con su implantación. ¿Qué ocurrió siete meses después? Más de la mitad dijo que sí y la medida fue implantada definitivamente. ¿Qué ocurrió en Estocolmo? ¿Votaríamos en España una medida que implique pagar un peaje?

Reducción del 50% de los atascos en Estocolmo

La infografía realizada por IBM que encabeza el artículo nos da algunas de las cifras clave del proyecto sueco. Un aumento del 18% en el tiempo que los habitantes de Estocolmo perdían cada año en sus desplazamientos motivó un periodo de prueba del sistema de peajes.

Una de las claves de este sistema es que no añade tiempo, ya que se realiza mediante un sistema similar al telepeaje que utilizamos aquí. También era importante que se tratase de una medida de incentivo y no de recaudación. Por ejemplo, durante las doce horas entre las 18:30 y las 6:30 de la mañana siguiente no se pagaba el peaje.

Con este proyecto se redujo un 20% el tráfico en la ciudad, con lo que desaparecieron la mitad de los atascos. El movimiento se produjo hacia el transporte público, cuyo uso aumentó un 7%. Habría que ver qué efectos secundarios produjo, por ejemplo si la gente se veía más motivada a compartir coche, o si el número de personas que entraban en el centro cayó (es decir, no utilizaban alternativa, simplemente no entraban).

¿Funcionaría el peaje ecológico en Madrid o Barcelona?

¿Estaríamos dispuestos a pagar por acabar con los atascos? ¿Y si además de pagar requiriese coger el transporte público de vez en cuando? Lo llamamos peaje ecológico por denominarlo de alguna forma, pero la reducción de gases contaminantes es sólo una de las consecuencias. Podríamos denominarlo peaje eficiente.

Hay varios motivos que nos hacen pensar que en España esto no funcionaría. Para empezar la diferencia cultural a la hora de pagar por el uso de cosas que consideramos que deben ser gratis. En general, tendemos a pensar que algo debe ser gratis si hasta ahora lo era, sin pensar en las consecuencias.

Por otra parte, pensamos que los impuestos no se transforman en nada útil, sino que sirven para enriquecer a una clase política corrupta. No vamos a profundizar sobre hasta qué punto es cierto o no, realmente da igual, el hecho es que lo pensamos.

Por último, consideramos que debe ser la administración la que debe dar el primer paso mejorando las infraestructuras de transporte público. De nuevo lo que importa no es si es cierto o no, sino que lo pensamos así.

Desde luego no es una medida populista, y esto hace que sea muy difícil su implantación. Quizás alguna ciudad podría pensar en realizar una prueba como lo hizo Estocolmo, siendo transparente en las cuentas: asumir el coste del proyecto de las arcas públicas, y utilizar la recaudación íntegra para reducir el precio del transporte público y ampliar la oferta existente. ¿Utópico en España?

Fuente: IBM y stockholmsforsoket.se (PDF en español)

¿Te ha gustado este artículo? Síguenos en Twitter para enterarte de todo.